Mostrando entradas con la etiqueta ácido hialurónico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ácido hialurónico. Mostrar todas las entradas

sábado, 4 de abril de 2015

Contorno de ojos con resveratrol

El contorno de ojos y el de los labios es la zona más sensible y proclive a la formación de la primeras arrugas del rostro. Las famosas "patas de gallo" y el "código de barras". A ello contribuyen los gestos y muecas de cada uno, el tipo de piel, los agentes externos... que se escapan a nuestro control en muchas ocasiones. Podemos ayudar a la piel a mantener la elasticidad, la hidratación y nutrición  que retardan la aparición de arrugas y el descolgamiento de los párpados.
Con ese fin he hecho este contorno de ojos.
Contiene aceite de argán, rica en ácidos grasos insaturados que regeneran y protegen  los tejidos, aportando brillo y flexibilidad, evitando el envejecimiento prematuro, a la vez que calman y suavizan la piel. También es muy rica en antioxidantes naturales como el tocoferol o vitamina E y los compuestos fenólicos. Tienes propiedades antifungicidas, antivirales y antiinflamatorias, además de proteger contra la acción de los UV. Mejora la microcirculación, tan importante en esta zona del rostro.
Con resveratrol un polifenol natural con gran poder antioxidante, calma y cura la piel irritada y sensible, evitando las arrugas y manchas de la piel.
Para mantener un buen nivel de hidratación le he añadido ácido hialurónico que retiene la humedad desde la dermis, mejorando la apariencia de la capa más superficial.
El escualeno vegetal de aceite de oliva contribuye a restaurar l barrera lipídica y proteger la piel de la deshidratación y es muy emoliente aportando una película suave y protectora de la piel.

Todos estos ingredientes contribuyen a mantener la zona del contorno de ojos hidratada, nutrida y elástica. Además tiene una textura de gel muy ligera que penetra muy bien y no deja sensación de tirantez ni pegajoso. 



Ingredientes: aceite de argán, agua destilada, gelisucre, goma xantana, glicerina, resveratrol, ácido hialurónico, escualeno, conservante.


miércoles, 30 de abril de 2014

Crema de noche de Tezpecohuite

Ya los antiguos mayas utilizaban su corteza para curar las enfermedades de la piel. El tezpecohuite, originario de México, es un árbol de la familia de las mimosas, en concreto, mimosa tenuiflora, de corteza color castaño rojizo que puede tener entre 4 y 6 metros de altura. Son características sus espinas cortas, erectas y muy punzantes. 


El nombre de tezpecohuite proviene de la palabra tezcouahuitl, lengua náhuatl, que significa "árbol del cerro que sangra". Para los mayas no tenía secretos y utilizaban el polvo de su corteza sobre las heridas y quemaduras, calmando el dolor y acelerando su curación, evitando incluso la aparición de cicatrices. Por sus propiedades regeneradoras de la piel para los mayas se trataba de un árbol sagrado. A través de las tradiciones populares su conocimiento no se perdió y ha llegado hasta nosostros.
Sus propiedades son múltiples:
- Potente cicatrizante, se utiliza para sanar quemaduras poco profundas, en quemaduras más graves se ha observado una aceleración de la regeneración de la epidermis y cese del dolor, activando la micro-circulación.
- Antioxidante.
- Analgésico.
- Ayuda a mantener los poros cerrados.
- Antiinflamatorio de la piel.
- Antiséptico.
- Antimicótico, combate los hongos.
- Regenerativo celular
- Rejuvenecedor.
- Antibiótico.




En este caso lo he utilizado en una crema de noche, así aprovechamos todas sus propiedades mientras la piel "descansa" y se regenera. Además de las propiedades anteriores ayuda a eliminar manchas, suaviza la piel, en caso de pieles irritadas las calma y junto con los demás ingredientes ayuda a mantener la piel nutrida e hidratada.
He utilizado aceite de rosa mosqueta, otro poderoso regenerante, aceite de coco fraccionado, que ayuda a la penetración en la piel y aceite de macadamia, también muy penetrante y entre otras propiedades estimula la microcirculación local, es emoliente nutritiva y anti-deshidratación.
Con infusión de caléndula, ácido hialurónico, colágeno, extracto hidroglicerinado de tezpecohuite, vitamina E y aceites esenciales de lavanda, incienso y palorosa. 
Vamos que después de una larga jornada, lavarse la carita con un estupendo jabón natural, darse la crema y a descansar te repone las pilas y te levantas con otra cara... aunque sea la misma pero más suave, hidratada... Una maravilla ¡Que voy a decir yo!



lunes, 30 de septiembre de 2013

Las Tres Joyas de la Corona

No sabía si titular así esta entrada o Las Tres Marías... En este pequeño tarro de cristal están concentradas las tres joyas de los aceites: jojoba, argán y rosa mosqueta. Una bomba de nutrición e hidratación para la piel. De sobra son conocidas las propiedades de cada una de ellas, pero no está de más recordarlas:
Jojoba: No es un aceite como tal, sino una cera, su composición es muy similar a la del sebo humano por lo tanto es muy tolerada por nuestra piel y el cabello, regulando la producción de grasa. Es de tacto seco y no deja película grasa. Nos ayuda a mantener la hidratación a nivel celular y nutre en profundidad. Tiene propiedades calmantes y curativas,  adecuada para pieles sensibles incluidas las de los niños e incluso bebés.
Sus ácidos grasos moninsaturados y satuados, junto con otros principios activos ayudan a la regeneración y elasticidad de la piel.
Y es un aceite estupendo para el cuidado del cabello, regulando la secreción de grasa, nutriéndolo y aportándole brillo y vigor.
Argán: Un aceite que se ha puesto de moda, aunque el pueblo bereber del Atlas lo conoce y utiliza  desde antiguo. Contiene gran cantidad de principios activos: tocoferoles, compuestos fenólicos, alcoholes triterpénicos, esteroles, carotenoides y triglicéridos, en este caso beneficiosos por sus propiedades calmantes y suavizantes. Es un potente antioxidante y antienvejecimiento. También tiene propiedades reafirmantes devolviendo a la piel elasticidad.
Es nutritivo, calmante y curativo, eficaz en la piel dañada: grietas, quemaduras, cicatrices (acné y varicela).
Rosa Mosqueta: Otra joya con importantes componentes  que le aportan propiedades regenerantes, lo que ayuda a la piel a restaurarse en cicatrices, queloides, marcas, arrugas... Es imprescindible en el cuidado de las pieles maduras, evitando la aparición de manchas.
Esto es una pequeña muestra de las grandes propiedad de estos aceites.
Así me decidí a hacer esta crema. Una potente crema nutritiva e hidratante que no ha quedado nada pesada, se extiende muy bien, la piel queda aterciopelada, aún más después de utilizar un exfoliante suave, y el aroma...ummmm delicado y estupendo. Además la he enriquecido con ácido hialurónico, con un alto poder de hidratación y retención del agua en la dermis, lo que mejora el aspecto de la piel.
Estoy muy contenta con el resultado y mi piel creo que más. Después de tener que utilizar durante todo el verano una de protección total comercial, que no me mola nada, tenía ganas de comenzar con mis cremas. Podría ser una crema de noche pero por su textura suave y nada grasa se puede utilizar como crema de día.