Mostrando entradas con la etiqueta aceite de arroz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta aceite de arroz. Mostrar todas las entradas

viernes, 15 de junio de 2018

Crema Facial de Karanja y Aloe Vera

Ya iba siendo hora de que asomase el sol. Aunque no soy de las de tostarse al sol ni me va mucho el calor excesivo veraniego, tenía ganas de que brillase el sol, eso sí, yo resguardada a la sombra. 
Mi crema facial ya agonizaba y lo iba dejando de un día para otro, pereza potinguil. Cuando ya tenía el tarro limpio como la patena de tanto pasarle el dedo para ver si quedaba algo de crema no me ha quedado más remedio que ponerme a potinguear y eso es lo que ha salido.
Llegada esta época estival quiero una crema que me proteja de los rayos solares, así que elegido aceites conocidos por sus propiedades protectoras.En este tipo de cremas es difícil evaluar cual es el factor de protección. Voy a utilizarla como crema facial diaria. Normalmente no estoy a pleno sol por lo que su función hidratante me sirve y protege ligeramente. Cuando me voy a exponer al sol tanto en la playa como en la montaña, por  mi problema con las manchas suelo utilizar una crema de alta protección o pantalla total.

El aceite de karanja tiene propiedades fotoprotectoras y antienvejecimiento. Es muy emoliente y también se ha comprobado que inhibe el crecimiento de algunas bacterias y hongos, algunos de los cuales producen infecciones en la piel.
Otro aceite que me gusta mucho y también se ha comprobado su papel fotoprotector es el de sésamo. Penetra fácilmente en la piel y ayuda a mantener la hidratación, tiene un alto poder regenerante. Es una de mis favoritas.
En este caso también le añadí aceite de arroz, un excelente aliado de la piel del rostro con efecto calmante y activa la microcirculación.
Para ayudar en la protección solar no podía faltar el óxido de zinc, que además tiene propiedades antibacterianas y fungididas.
Agua de rosas y áloe vera para dar frescura e hidratación a la piel junto con extracto de fresas, fruta de la temporada y resveratrol, un activo antienvejecimiento y anti radicales libres.
Un toque de aroma de tarta de fresa y lista.
Una crema contundente, pero se extiende y penetra en la piel muy bien, mejor que otras cremas que hice anteriormente. No da la sensación de haberte dado una capa de cemento o yeso como pasa con algunas cremas que llevan el óxido de zinc. 



Ingredientes: agua de rosas, aceite de karanja, aceite de arroz, cera nº 3, aceite de sésamo, áloe vera, extracto de fresas, óxido de zinc, resveratrol, sharomix, fragancia charlotte aux fraises.


martes, 29 de noviembre de 2016

Hidratante facial de aloe vera y resveratrol

Si de una cosa me he dado cuenta desde que "cremoteo" es de que las cremas me duran mucho más y lo achaco a que se necesita menos cantidad. Creo que al ser muy buenos ingredientes su eficacia es más alta y la piel lo agradece. Me hace gracia cuando escucho en anuncios de corporales cuya hidratación dura 24 horas.... Lo siento, pero con mis cremas estoy hidratada y nutrida durante mucho más tiempo, así claro, me iría mal el negocio.... Pero ya no renuncio a ellas.
Se me acabo la hidratante que me hice para el verano y tampoco quería una crema muy rebuscada ni con muchos ingredientes, no hace mucho frío ni tampoco estoy mucho a la intemperie por lo que he hecho una crema sencilla, ligera pero eficaz.
Los aceites son el de salvado de arroz y de aguacate, que me encantan para el rostro. El aceite de arroz es un potente antioxidante y antienvejecimiento por su riqueza en ácido oleico omega 9, vitamina E y ácido ferúlico. Los fitoesteroles calman y reparan la piel y es reconocido su poder de activación de la microcirculación por lo que ayuda a descongestionar los tejidos.
El aceite de aguacate tiene propiedades similares y además un alto poder regenerativo.
Quería un aditivo sencillo y eficaz y le añadí además de los hidrolatos de azahar y melisa, áloe vera, rico en vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas y aminoácidos que le dan unas propiedades excelentes para la piel. Que os voy a decir que no se haya dicho ya del áloe vera.
Y por si esto fuera poco le he añadido su porcentaje de resveratrol, un polifenol natural con gran poder antioxidante que previene la aparición de los signos de envejecimiento a la vez que calma la piel sensible e irritada. Hay estudios médicos que han demostrado su capacidad para estimular la producción de una proteína implicada en la formación de nuevos vasos sanguíneos por lo que es un aliado en procesos de curación.
Un toque aromático de madreselva y lirios del valle y ¡voilá! mi nueva hidratante facial.
Tiene un tacto muy ligero, se absorbe muy bien (me encanta la cera nº 3) y la piel queda fresca, elástica y nada grasa. 

Ingredientes: aceite de arroz y aguacate, agua de azahar y melisa, áloe vera, resveratrol, fragancia de madreselva y lirios del valle, cera nº 3, conservante.