Mostrando entradas con la etiqueta cabello. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cabello. Mostrar todas las entradas

martes, 15 de noviembre de 2016

Óleo Capilar Estimulante del Crecimiento

La perdida de cabello y su caída es algo que nos preocupa. Lograr un cabello fuerte y no perderlo en el intento es algo que no siempre se logra y lo digo por experiencia porque en varias ocasiones he lucido estupendas calvas que normalmente han pasado desapercibidas por ser de pequeño tamaño y cubiertas por el resto de cabello. En un ocasión tuve una enorme en la parte frontal bastante complicada de disimular y menos con los aires de invierno. No se exactamente la razón por la que aparecieron pero posiblemente sea estrés. Soy una persona bastante tranquila pero creo que eso va en la superficie y vamos acumulando poco a poco y sin darnos cuenta todo eso tarde o temprano sale por algún sitio. A mi me toca en el pelo.

Este aceite es para estimular la microcirculación en el cuero cabelludo lo que ayuda a estimular el crecimiento del cabello, para eso he utilizado el aceite de mostaza, rico en aminoácidos, vitaminas y minerales y propiedades anticancerígenas. Su efecto rubefaciente e irritante es debido a su alto contenido en glucosinolatos, por lo que hay que tener cuidado en su uso ya que puede irritar la piel.
Tiene múltiples usos medicinales, además de utilizarse para el reumatismo, dolores musculares, ciática también se trata con ella la gripe, catarros y afecciones bronquiales. A nivel de la piel, es efectiva para tratar los hongos en las uña y el pie de atleta. Estudios recientes han confirmado sus propiedades fungicidas y antibióticas. 
Su uso en el cabello además de estimular el crecimiento le aporta brillo, suavidad y nutre la fibra capilar además de evitar la caspa.
Por su efecto irritante es recomendable mezclarlo con otro aceite. En este caso he optado por el aceite de chaulmoogra,  Este aceite es utilizado tradicinalmente en la medicina ayuvérdica y en China para las afecciones de la piel como la lepra. Gracias a sus ácidos grasos tiene propiedades beneficiosas para las pieles con problemas como el acné, dermatitis, piel atópica....
También estimula el crecimiento del cabello y calma el cuero cabelludo sensible e irritado, actuando como contrapunto al aceite de mostaza. Retarda la descamación previniendo la caspa.
Estos aceites se complementan con los aceites esenciales de cedro del Átlas, ciprés y Bahía de St. Thomas. Aceites esenciales que son tónicos capilares.
Su uso es muy fácil, aplicar en pequeñas cantidades e ir masajeando el cuero cabelludo. Dejarlo durante 15-20 minutos y después lavar normalmente con un champú suave, a ser posible uno sólido. Una vez a la semana será suficiente.
Para los escépticos que piensan que el aceite engrasa el cabello decirle que en absoluto siempre y cuando se lave bien el cabello, que en muchos casos ese es el problema. Mi pelo tiende a ser graso, lo he utilizado y no noto diferencia de cuando lo utilizo a cuando no. Mi pelo queda limpio, sedoso y brillante.

martes, 18 de octubre de 2016

Mascarilla Capilar de Coco

Hacía mucho, pero que mucho que no subía ninguna entrada. En el verano (ya casi olvidado) estuve muy vaga y la vuelta a la rutina se me hizo cuesta arriba... además el tiempo acompañó y la vida de calle y parque se alargó, así que mis proyectos potingueros se quedaron postergados. 

Comienzo con una mascarilla capilar que hice para la hija de una amiga que tiene problemas con el pelo. Lo tiene graso en la raíz y muy seco en las puntas. Tiene una preciosa melena larga con un precioso rizo natural. Le hice un champú sólido para el cabello graso al que dedicaré otra entrada y le aconseje paciencia y que le diera tiempo (en esto las prisas no son buenas). Para nutrir ese cabello rizado en las puntas y que no le engrasara el pelo, formulé esta mascarilla que además decidí usar yo y con la que estoy encantada porque me deja el pelo muy bien sin apelmazarlo ni esa sensación lamida que me dejaban las mascarillas convencionales, mi pelo también tiende a ser graso.
Es una mascarilla sencilla, sin muchos ingredientes que cumplen su función acondicionadora muy bien, sin engrasar el pelo y que se aclara fácilmente.
Su base es el aceite de coco, un aceite con propiedades emolientes y protectoras que al cabello le aporta nutrición, vigor y brillo. 
Infusión de amla y shikakai, dos plantas por excelencia para el cabello, que fortalecen, desenredan y aportan brillo.
Las proteínas de seda tienen una alta capacidad hidratante y suavizante.
Y el acondicionador BTMS, una cera de origen vegetal, deja el pelo suave y sedoso y gracias a su afinidad con la queratina del cabello reduce el efecto estático a la hora del cepillado y el pelo se rompe menos.
Y así he conseguido una mascarilla natural que no engrasa, libre de siliconas que apelmazan y van sofocando el cabello con el tiempo.
Yo no lo utilizo en todos los lavados porque mi cabello no lo necesita, pero de vez en cuando es una buena forma de nutrirlo. 



viernes, 2 de octubre de 2015

Guacamole

Por regla general después del verano el cabello necesita un cuidado extra, sobre todo si ha estado expuesto a los rayos solares, el cloro de las piscinas y la salinidad del agua del mar. Para ese tratamiento "post verano" es esta mascarilla.
Con el nombre de guacamole la he bautizado porque uno de sus ingredientes principales es el aceite de aguacate, un aceite estupendo para el cabello por sus propiedades regenerantes y fortalecedoras. Un aceite rico en ácidos oleico y palmitoleico. Otros activos que contiene son esterol, tocoferol, tocotrienoles, betacaroteno y fitoesteroles.
También tiene aceite de pepita de uva que nutre en profundid ad la fibra  capilar. El a.e. de limón le da el aroma. Como ingrediente acondicionador lleva BTMS, una cera de origen vegetal, emulsionante que suaviza el pelo dejándolo sedoso y fácil de peinar, disminuyendo la electridad estática a lo  que contribuye también el mousse de babassú.



Indicada especialmente para el pelo muy seco, especialmente el rizado y estropeado, aunque en el cabello normal aplicándolo en las puntas lo deja sedoso y nutrido.

Ingredientes: aceite de aguacate y pepita de uva, agua mineral, espuma de babasú, BTMS, a.e. limón, vitamina E y conservante.

sábado, 10 de enero de 2015

Mascarilla Capilar de Karité y Argán

No suelo utilizar mascarilla capilar porque mi pelo tiende a la grasa y con un aclarado con vinagre de manzana me sobra y me basta para tenerlo suave. Pero una amiga me pidió una mascarilla para las niñas y ella misma. Tienen el pelo rizado, largo y seco, así que les hice esta mascarilla que es bastante nutritiva para el cabello.


Tiene un buen aporte de aceites que son fantásticos para el pelo: manteca de karité, aceite de argán y coco, que nutren en profundidad. Una infusión de amla y shikakai, que me encantan para el pelo, son plantas utilizadas desde la antigüedad en la India para el cuidado del cabello, con múltiples propiedades fantásticas para el cabello. Enriquecida con proteína de seda que mantiene el cabello hidratado, sedoso y brillante. Y como acondicionador el BTMS una cera emulsionante vegetal, con afinidad a la queratina del cabello que ayuda al desenredarlo dejándolo suave y sedoso.
Como era para las niñas un aroma a tarta de fresa.
Además de disfrutar creando cremas, jabones y otros potingues me gusta tener las cosas etiquetadas y bonitas, así que a cada cosa Le hago su etiqueta. Esta es la etiqueta de la mascarilla.



lunes, 22 de diciembre de 2014

Champú Sólido para Pelo Graso

Tener el pelo graso puede ser un problema, un gran problema para quien lo sufre. Lavar el pelo cada pocos días puede ser un fastidio, además de perjudicial para el cabello porque abusamos de tensioactivos fuertes y después esta el secador, que también lo daña. Además se puede acabar en un circulo vicioso: más lavado, más grasa... El cuero cabelludo se defiende y produce más grasa.
Este es un champú sólido con tensioactivos suaves y activos naturales que limpian, regulan la grasa y cuidan del cabello sin dañarlo.
Lo he hecho para un amiga y está encantada, desde el primer lavado ha aguantado la semana, solo se le notaba el pelo graso en  el flequillo, algo impensable antes que tenía que lavarlo cada dos días. Esperemos que siga así. Yo estoy encantada con los champús sólidos, me encanta como dejan el pelo, limpio. He notado que no se me cae como antes, cada vez que lavaba el pelo se taponaba el desagüe con una buena mata de pelo y era meter los dedos entre el pelo y siempre sacaba cabellos, cosa que ahora no. Hasta la peluquera me ha notado la cantidad de pelo nuevo y cortito que me está saliendo, aunque siempre he renovado el pelo, porque sino al ritmo que se me caía no tendría un pelo en la cabeza.


Ingredientes: a. jojoba y coco fraccionado, infusión de romero, salvia, ortiga y cáscara de naranja, SCI y SCS, arcilla verde, ortiga, shikakai, rhassoul, msm, hidroqueratina, aa.ee. de limón, bergamota, petitgrain y ciprés.


lunes, 3 de marzo de 2014

Mascarilla Champú de Rhassoul

Lo de lavarse el pelo con barro puede sonar bastante mal, así a voz de pronto, pero puedo asegurar que no es ninguna idea descabellada. Doy fe de ello.
Una vez que te metes en este mundo, que buscas alternativas más naturales para cuidar tu piel y tu pelo, descubres que con poco se logra mucho y la mayoría de las ocasiones mejor. 
Nos venden los champús, acondicionadores, geles, aceites (que en ocasiones lo que menos tienen es aceite), nos crean unas necesidades que  opino que no son necesarias. Nunca he sido de utilizar excesivos productos para el pelo, champú y punto, mi pelo tiene tendencia a ser graso y los acondicionadores me lo apelmazaban y engrasaban más, así que nos los utilizaba, pero había entrado en una dinámica que si me fiaba tenía que lavar el pelo día si, día no y no estaba dispuesta, me parece una barbaridad además de una incomodidad tener que estar pendiente del pelo casi a diario.
Pero descubrí este maravilloso mundo y ahora mi pelo está más brillante, más limpio y durante más tiempo. Hay semanas que solo lo he lavado una vez, y si es verdad los último 2 días está más fino y con algo de grasa, pero lo recojo y listo. He visto pelos más engrasados y sucios con gominas y demás historias que despistan recogidos.
Además del champú líquido que me hacía, decidí probar el rhassoul como mascarilla y ¡chapo! me encanta el resultado, aunque un pelín engorroso por el largo del pelo, pero merece la pena, el pelo queda limpio, sedoso, con cuerpo y volumen.


El Rhassoul es una arcilla mineral cuyo origen es Marruecos, se encuentra únicamente en los alrededores del Atlas. Las mujeres orientales lo utilizan para el cuidado corporal y del pelo desde la antigüedad. No contiene tensioactivos y limpia según un proceso físico. Al mezclarlo con agua el polvo se hincha y se transforma en una masa suave que tiene propiedades absorbentes y desengrasantes que arrastra las impurezas y la grasa.
Al contrario que los tensioactivos y detergentes no destruye la capa lipoprotectorea de la piel o el cabello, por lo que no daña la protección natural ni irrita las glándulas sebaceas, lo  que lo hace útil en pieles sensibles o alérgicas. 
Lo utilizo mezclado con otras hierbas: ortiga, peonia y ayuvérdicas: amla y kapoor kachli, shikakai, bhringaraj, además de avena y arcilla blanca. Es cuestión de ir combinando y alternando.
Con esta combinación y agua  masajeo el cuero cabelludo, lo dejo entre 10 y 20 minutos, aclaro y listo, el pelo limpio, con volumen y brillante.
Si tuviese problemas de sequedad en las puntas o pelo rizado que se resecase más, un poco de aceite de jojoba y argán en las puntas y listo.


Lo siguiente será el champú sólido, que ya lo he hecho y me ha encantado, pero eso será para la próxima entrada.