Mostrando entradas con la etiqueta caléndula. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta caléndula. Mostrar todas las entradas

miércoles, 1 de junio de 2016

Óleo de Venus

Sí, también podemos tratar las molestias de la zona íntima con remedios naturales y la Naturaleza  nos ayuda con múltiples posibilidades. 
Aparte de problemas que pueden llegar a ser serios y deben consultarse con el médico, podemos ahorrarnos molestias y la visita con un sencillo gesto antes de que el problema se agudice.
Este aceite está indicado para aliviar las molestias nada deseadas de prendas íntimas, los materiales y productos con los que se fabrican compresas y salvaslip, que dejan mucho que desear y a muchas mujeres producen irritación, picor y malestar en esta zona tan sensible.
Un complemento ideal a un jabón íntimo natural.


Entre los maravillosos regalos que nos hace la madre Naturaleza el aceite esencial de árbol de té es uno de los mejores aliados en múltiples dolencias: herpes, vulvovaginitis, verrugas, cistitis, infecciones y SIEMPRE en uso externo, tanto como lavado o en aceite.

Estos son los ingredientes de la receta, que se pueden variar y combinar según el gusto y necesidades: 
* oleato de caléndula en aceite de oliva, unidas dan suavidad y calman la piel irritada.
* aceite de aguacate, un potente regenerante que calma y protegen contra las agresiones.
* aceite de camelina, antiinflamatorio, aporta suavidad y elasticidad.
* aceite de albaricoque, regenerante, emoliente y protege de la deshidratación
* aceite esencial de árbol de té, un potente antiséptico natural
* aceite esencial de lavanda, además de antiséptico es calmante
* aceite esencial de manzanilla, calmante, analgésica y antiprúrito.
* aceite esencial de palo rosa, antiséptico y con un suave aroma.

Una combinación perfecta que además es efectiva contra la sequedad durante el periodo de la menopausia. 
Y con un suave aroma y un tacto cálido y sensual por lo que es apto como lubricante....

miércoles, 29 de abril de 2015

Piel atópica y dermatitis

No se a que se debe, pero últimamente no hay niño o bebé que no tenga o piel atópica o un brote de dermatitis, pero lo sospecho, creo que son un cúmulo de cosas: desde la contaminación, uso de detergentes y tejidos que de naturales tienen poco, alimentación, uso excesivo de materiales no naturales y en muchas ocasiones excesiva limpieza e higiene y cuando digo esto que no se me malinterprete. Me refiero a que los niños ya no están en contacto con elementos como la tierra, la hierba, animales.... Nos falta el contacto con lo natural, con nuestro habitat. No les dejamos mancharse, tocar, jugar... y eso le sirve para "endurecer" su sistema inmunitario, de ahí muchas alergias y problemas. Además de baño diario desde el primer día, que el agua no es nada malo, pero si muchos de los productos que se utilizan y que nos venden como maravillosos para la piel de nuestro bebé. Con lo sencillo que es un jabón natural de castilla y/o avena y un masaje con un chorrito de aceite de almendras, sin más.... En esta entrada hablo del baño de los bebés.
Esta semana revisando el armario del baño apareció un bote de crema prácticamente lleno, de cuando mi hijo era pequeño, que doy gracias por no haber usado, porque cuando me fije en la etiqueta casi caigo de espaldas. ¡¡¡¡¡Dios cuanta porquería nos venden!!! ¡¡¡¡Y para poner en la piel de los bebés!!!!!
Y no era una  crema barata de supermercado.... Como le digo a mis conocidas, vale más que le des sencillamente aceite de oliva.
Alguna amiga me ha pedido una crema para las pequeñas ronchas que les salen, así que formulé esta crema, en un principio la hice con una cera, pero después pensé que para preservar todas las propiedades de los aceites sería mejor utilizar gelisucre que me ofrece la posibilidad de hacer la emulsión en frío sin necesidad de calentarlos.
Como ingredientes contiene:
El oleato de caléndula y manzanilla en oliva es para mi primordial cuando hay algún problema en la piel. La caléndula me parece fantástica para la piel y lo he comprobado cuando la recojo en el jardín, al principio parece que tienes las manos pegajosas, pero después las deja suaves, como si hubieses utilizado crema sin ninguna sensación incómoda.
Aceites de camelina, ricas en omega-3 es calmante y antiinflamatoria con gran capacidad regenerativa y reparadora.
Aceite de perilla, también rica en omega-3 comparte con el aceite de camelina sus propiedades calmantes. reparadoras y suavizantes.
Aceite de chaulmoogra, que se ha utilizado en la medicina tradicional india y china para el tratamiento de las infecciones de la piel y la lepra. Calma la piel irritada y dañada, además de ser antibacterial.
Agua de azahar e infusión de caléndula, manzanilla y centella asiática, calmantes y regeneradoras.
Aloe vera de gran poder regenerante, analgésico y antiinflamatorio además de hidratante.
Bisabolol, es un compuesto activo de varias plantas incluida la manzanilla y candeia, calma y cura la piel irritada y sensible. También es antibacteriano y antifúngico.
Extracto de malva que suaviza, protege y calma la irritación, es emoliente e hidratante, además de un antiinfeccioso natural.
MSM, este compuesto de origen natural y vegetal es una fuente de azufre que facilita la cicatrización y mejora el estado de la piel atópica y la dermatitis.
Vitamina E como antioxidante y aceite esencial de lavanda, suave con la piel de los pequeños pero con grandes propiedades beneficiosas para la piel.
Todo ello para ayudar a un problema de la piel cada día más usual.


lunes, 24 de marzo de 2014

Avena de Baño


 La avena ha sido hasta hace poco uno de los cereales menos utilizados y "despreciado", utilizándose prácticamente, solo como alimento de los animales, todo lo contrario de hoy en día que en países como Estados Unidos es junto con el maíz el más consumido.

Son múltiples las propiedades beneficiosas para nuestro organismo que nos aporta: es un potente antioxidante que además de reducir el colesterol, previene la aparición y desarrollo de la arterioesclerosis, disminuye la presión arterial, mejora el sistema inmunológico, regula el nivel de azúcar en sangre, previene el cáncer de colon y de mama, protege contra enfermedades cardiacas y pulmonares... y así un sinfín de ellas.
Las que en este caso nos interesan son las que son beneficiosas para nuestra piel que también son múltiples. Contiene gran cantidad de vitaminas y minerales, que son antioxidantes naturales. Ayuda a aliviar los picores en enfermedades como la psoriasis, sarna, dermatitis e incluso varicela. 
Es un exfoliante suave que ayuda a rejuvenecer y renovar nuestra piel en uso de mascarillas.


En este caso he querido darle uso para el baño de un bebé. La avena tiene propiedades sedantes al igual que la tila, la lavanda y la manzanilla que inducen al sueño tras el baño y el masaje.
Ayuda a aliviar irritaciones y dermatitis y aporta suavidad a la piel, a lo que contribuye también  la caléndula. Al ser exfoliante, aunque no esté en contacto directo con la piel del bebé ayuda a limpiar de manera suave y natural su piel.
Huele de maravilla a manzanilla, lavanda y tila. Un olor que me encanta y me recuerda a mi niñez.


Es triste ver como en los últimos años cada vez es más elevado el número de bebés y niños con problemas en la piel. Creo que a ello a contribuido el excesivo uso de productos no naturales y de origen mineral: champús, geles, aceites, detergentes, suavizantes... en mi modesta opinión todo ello en su conjunto no ayuda en absoluto a nuestra piel y menos aún a la de los peques. Ya en otra entrada sobre el baño de los bebés, hablo sobre este tema, que la verdad me parece bastante importante. Cuento la anécdota que me ocurrió estando embarazada: utilizaba aceite corporal comercial y deje de usarla porque no soportaba el olor a petróleo que ni el agradable perfume que tenia podía esconder. Desde entonces no he podido con ello.
Así que reivindico los productos naturales.... la simple pero completa avena.
Su uso es muy fácil, echar unas cucharaditas en el saco de tela y colocar bajo el grifo al llenar la bañera o introducirlo dentro del agua del baño. El agua tendrá un aspecto lechoso, prueba de que la avena se va disolviendo. Y feliz baño... a disfrutar...el masaje será después.


Ingredientes: avena coloidal, fécula de maíz, polvo de lavanda, caléndula, manzanilla y tila.


viernes, 24 de enero de 2014

Crema de Caléndula y Leche de Cabra



Quería una crema rica, untuosa sin engrasar y que aliviase los picores que aparecen con la sequedad de la piel. Sencilla pero muy eficaz.
Con las estupendas propiedades de la caléndula y la manzanilla: cicatrizante, calmante, antiinflamatoria, fungicida, antiséptica.... unidas a las del aceite de oliva: emoliente, tonificante, reconstituyente de las membranas celulares, regenerante....
También le he añadido manteca de karité todo un regalo para la piel, que la hidrata y nutre en profundidad, regenerando los tejidos y calmando las irritaciones. 
La leche de cabra con múltiples vitaminas y minerales, estimula la producción natural de colágeno. Además el ácido láctico es un excelente exfoliante natural. Sus bioproteinas ayudan a retener la humedad, lo que previene la sequedad y grietas de la piel.
La combinación de aceites esenciales pueden ser múltiples y ayudarán al cuidado de la piel. En este caso utilice una sinergia que copie, pero no me acaba de convencer: palorosa, palmarosa, geranio, ylang ylang, geranio, incienso y pachuli. La próxima creo que probaré con una mia.



domingo, 1 de diciembre de 2013

Manos de Seda

¿Qué es esto? ¡Prodigio! Mis manos florecen. 
Rosas, rosas, rosas a mis dedos crecen.
Mi amante besóme las manos, y en ellas,
¡oh gracia! brotaron rosas como estrellas.

Y voy por la senda voceando el encanto
y de dicha alterno sonrisa con llanto
y bajo el milagro de mi encantamiento
se aroman de rosas las alas del viento.
                              Juana de Ibarbourou
Y para tener las manos como pétalos de rosas, suaves como el terciopelo o la seda he hecho esta crema. Una combinación de aceites para nutrir e hidratar la piel de las manos, bastante castigadas con el trabajo diario.


Oleato de oliva y caléndula: el aceite de oliva, una joya de aceite que por cercano, a veces no valoramos, nutre en profundidad y junto la caléndula protege, calma, cicatriza y regenera  los tejidos. Además en el oleato la utilizo en la fase acuosa en infusión junto a la manzanilla.
Aceite de almendras dulces: rica en  vitaminas A y E, sales minerales, ácidos grasos oleicos y linoleico, se absorbe facilmente dejando la piel suave y tersa. Además es antiinflamatoria y calma las irritaciones, además de estimular la producción de colágeno y elastina, retrasando el envejecimiento de la piel de las manos y la aparición de manchas.
Oleato de ricino y cola de caballo: el aceite de ricino ayuda a la prevención de la aparición de manchas, elimina las impurezas de la piel y es excelente para fortalecer las uñas lo que se potencia con la combinación con cola de caballo, que aporta minerales y también es cicactrizante.


A todo esto le añado urea y proteína de seda, que ayudan a mantener la hidratación por su capacidad de mantener la humedad en la piel.


El aceite esencial de bergamota y el aroma de té verde le dan el toque final, dejando las manos suaves y cuidadas y un ligero aroma muy fresco.
Tiene una textura ligera, de leche, se extiende y se absorbe muy bien, no deja la piel ni pegajosa ni con restos. 


martes, 22 de octubre de 2013

Bálsamo Nutritivo para Manos y Pies

El otoño está aquí, comenzamos a tapar nuestros pies que hemos cuidado durante el verano y nos olvidamos de ellos, total ahora no hay que lucirlos. ¡Craso error!!!
Fuente: Internet
Los pies hay que hidratarlos durante todo el año, nos evitará muchos problemas, no solo de cara al verano, que ya tendremos un trabajo hecho y no nos acordaremos a última hora de lo mal que tenemos los talones.
Las grietas que se forman en los talones pueden llegar a convertirse en heridas y si son muy profundas en infecciones cuya curación es  más complicada que el mantener una rutina de cuidado de los pies.
Tienen que tener especial las personas con enfermedades crónicas como la diabetes o problemas en el sistema inmunitario, así como personas convalecientes por largos periodos de tiempo y personas mayores cuya piel es más seca por falta de nutrición.
Fuente: Internet
Es necesario eliminar las células muertas que se acumulan, la utilización de limas o piedra pómez o simplemente un exfoliante o scrub, ayuda a dejar los pies limpios de durezas y pieles muertas.
Después hidratar y nutrir los pies, para ello está pensado este bálsamo. Un tratamiento para nutrir en profundidad los pies y también las manos propensas en otoño e invierno a grietas y sequedad por el frío y el aire.
Se puede utilizar extendiendo un fina capa, como crema, aunque más untuoso al ser un bálsamo, pero lo ideal es extender una capa generosa y cubrir con calcetines o guantes de algodón y dejar actuar durante toda la noche. Nuestros pies y manos lo agradecerán.
Con manteca de karité, aceites de almendra y oleato de caléndula en aceite de oliva, para nutrir en profundidad. La caléndula ayuda a la cicatrización y regeneración de la piel, también es efectiva en casos de durezas y callosidades de la piel y previene infecciones, además de efectos analgésicos.
Un buen masaje con el bálsamo después de un caminata y un baño de agua con sal deja los pies descansados y como nuevos.
Para mantener la humedad óptima contiene glicerina, emoliente que protege y suaviza la piel.
Con un aroma muy de campo que no es casualidad: los aceites esenciales de lavanda, ciprés y laurel son poderosos  antisépticos naturales, además de otras propiedades.
El a.e. de ciprés ayuda con el exceso de sudoración y la circulación sanguínea.
El a.e. de laurel es fungicida.
La lavanda además de antiséptico es bactericida y antiviral, ayudando a la cicatrización y regeneración de lesiones de la piel.

martes, 27 de agosto de 2013

Jabón de Caléndula y Avena

Este jabón está pensado para las pieles más sensibles y delicadas, incluidas las de los pequeños de la casa.
Después de las vacaciones, el sol, el aire, el calor... una agradable manera de rehidratar y cuidar la piel. Un complemento ideal es la manteca de karité batida.
La cal en el agua, los ingredientes de los geles comerciales influyen notablemente en un problema habitual de nuestra piel: los picores después del baño. Con ingredientes naturales y glicerina natural que se forma al hacer el jabón, los jabones naturales eliminan la tirantez de la piel y los molestos picores.
Con caléndula y avena, ambos muy beneficiosos para eccemas, grietas, quemaduras, son antiinflamatorios y antibacterianos naturales.
El aceite de almendras es uno de los más suaves para la piel que junto a la leche de avena suaviza y calma las irritaciones, limpiando profundamente la piel.
Tiene un suave aroma a talco y azahar.
Ingredientes: Oleato de caléndula, aceites de coco, ricino, palma, karité y almendras, leche de avena y caléndula, NaOH, aromas de talco y azahar

lunes, 22 de julio de 2013

Tiempo de cosecha

La primavera y el verano es tiempo de cosecha. De recoger los maravillosos regalos que nos da la madre Naturaleza y que se han utilizado durante siglos.
No olvidemos respetarla, no seamos avariciosos y ella seguirá mostrándonos su belleza y su benevolencia.
Además de disfrutar jaboneando y potingueando, también disfruto sembrando, cuidando y recogiendo algunos de los ingredientes que utilizo. Tengo la ayuda de mi madre que siempre le han gustado las plantas y ahora tiene el jardín plagadito de caléndulas, lavanda, romero, salvia, menta.... además de sus fantásticos rosales.
Y lo que no hay en el jardín, lo recogemos en el campo: malvas, amapolas, escaramujos.... Los dones de la Naturaleza, que es muy generosa.
Malvas y amapolas...


Caléndulas recién cortadas
Caléndula secándose
El aroma de la lavanda me encanta, lo que gozaría en la Provenza. Me encanta tocar las ramas de la planta con las manos y que queden impregnadas de su olor...



jueves, 9 de mayo de 2013

Champú


Ya que me hago mis jabones y demás potingues, también me decidí con el champú. Más que para mí lo quería para mi hijo. Como ya he dicho en otras ocasiones, ver la lista de ingredientes de champús y otros cosméticos me pone los pelos como escarpias.
Le gusta el pelo largo, el problema es lo mucho que suda, que parece un pollín después de una tormenta, pero durante el invierno hasta la primavera que empieza a hacer calor, puede llevarlo más largo, además su pelo no da problemas: caspa, eccema, irritaciones…., quería algo sencillo, lavar y listo. No he probado a hacer champú sólido, creo que encontrar uno que de buen resultado es complicado, además tenía idea de usarlo yo también y al tener el pelo teñido, un problema más, la sosa y el tinte no se llevan bien. Y tampoco tenía muchas ganas de experimentos. Encontré una fórmula,  gracias Marisa (de mendrulandia), sencilla y la verdad que eficaz, estoy encantada con ella. Deja el pelo limpio, con brillo y suave. Al niño que ha tenido el pelo largo no se enreda y no tengo problemas al peinárselo. Mi pelo tiende a graso y tenía que lavarme el pelo muy a menudo, cosa que no me gusta, porque entre más lo lavas, más se ensucia, ahora me aguanta más tiempo limpio.  También lo ha probado mi madre y no se ha quejado, al contrario,  dice que nota hasta más volumen y que domina mejor el pelo.

Es un champú líquido, con avena, caléndula, salvia, romero, aa.ee. de lavanda, árbol de té y romero. Y puede admitir más variantes, este otoño cuando sea tiempo de nueces pienso probar una variedad con sus pericarpios (la  corteza verde que rodea a las nueces) ya que mi pelo es negro y le ayudará con el color.

La avena por sus propiedades emolientes, suavizantes, calmantes y además absorbe la suciedad y los residuos celulares. Regula el ph de la piel. Además de las abundantes sales minerales y oliegoelementos que contiene como el fósforo, cinz, manganeso, hierro, cobre, selenio, sílice…, además de vitaminas como la E, A y del grupo B y grasas como el ácido linoleico, oleico, palmítico y esteárico.
La caléndula, bendita flor, calma las irritaciones de la piel, es cicatrizante, con propiedades antibacterianas y antiviricas, astringente y antiséptica.


La salvia también tiene múltiples propiedades, ya en la antigüedad se utilizaba para la  curación y cicatrización de las heridas. Es rica en antioxidantes, antiséptica, relajante, ayuda a evitar la caspa y aporta vigor y brillo al pelo. Un efecto curioso de la salvia es que disminuye los niveles de sudoración y por tanto el mal olor corporal, con un consumo regular.


El romero es un aliado ideal del cabello, fortalece su crecimiento ya que estimula la circulación sanguínea, también es antifúngicida, antiséptico, antiinflamatorio y alivia las irritaciones cutáneas, así como un potente antioxidante.


La tegobetaína (Cocamidopropil betaína) es un detergente anfotérico que posee propiedades espumantes y limpiadoras y es bien tolerado por la piel. Se obtiene a partir de ácidos grasos de coco (aceite de coco).
El aceite esencial de árbol de té es un gran aliado para evitar los piojos, que no está de más prevenir donde hay niños, que junto con el de lavanda y romero le dan un aroma a limpio y a campo que me encanta.

Como mi pelo es teñido y para aportar suavidad sin utilizar ninguna sustancia química ni ceras que me da la sensación que vuelve a mancharte el pelo, lo aclaro con vinagre de manzana, elimina la sensación de reseco, desenreda y aporta suavidad y brillo. Otra opción es añadirle aceite de jojoba, que acondicionará mejor el pelo, pero la verdad es que hasta ahora no lo he probado, pero todo se andará.


 Ingredientes: tegobetaína, agua, caléndula, avena, salvia, romero, aa.ee. de lavanda, romero y árbol de té, goma guar.


lunes, 22 de abril de 2013

Jabón de avena y caléndula

Relacionado con el baño de los bebés, este jabón es el ideal para el baño de los peques. Un castilla con aceite de oliva (oleato de caléndula) y aceite de almendras dulces, que nutren e hidratan la piel. El aceite de oliva, a veces la tenemos infravalorada, quizá por tenerla tan a mano. Leche de avena con manzanilla y caléndula, grandes aliados de la piel, para evitar y tratar lesiones e irritaciones de la piel.
Es un jabón que no da mucha espuma, ni falta que hace en el baño de un bebé, queremos limpieza e hidratación y más cuando aún le bañamos en las bañeras pequeñas y no solemos aclarar, por lo que no nos hace falta exceso de espuma ni jabón. Tiene un ligero aroma a talco.


Ingredientes: oleato de caléndula en aceite de oliva, aceite de almendras, leche de avena, NaOH, caléndula, manzanilla y aroma de talco.
La dermatitis y eccemas están a la orden del día, hay gran cantidad de niños con problemas en la piel y en muchas ocasiones no se encuentra solución o es con corticoides y otros medicamentos que nos dan reparo utilizar.
Conozco a más de una persona, que con un cambio de hábitos y productos de higiene ha solucionado el problema. Esto no quiere decir que sea mano de santo, y si existe un problema la consulta de un médico es imprescindible y lo más apropiado.
Solemos utilizar productos  con demasiados elementos químicos e incluso se abusa mucho del baño, en ocasiones si es necesario una ducha o un baño diario del niño, pero en otros no, y no solo es el agua, es todo lo que se utiliza con ella, gel, champú, aceites minerales, lociones... que en la mayoría de los casos llevan bastante productos químicos e irritantes... que más que solucionar, agravan el problema.
Esta es otra versión del jabón de avena, para niños más mayores y pieles delicadas. Tiene más aceites, da más espuma y cuida las pieles más sensibles y delicadas. La caléndula, presente en el oleato de aceite de oliva, es un gran aliado de la piel que junto con el aloe vera y la avena cuidan las irritaciones, rojeces y eccemas, alivian los picores y son buenos humectantes.
Este jabón en concreto lleva manteca de cerdo. Algunos creen que la manteca de cerdo es para los jabones de lavar la ropa y da mal olor. Todo lo contrario, en pequeña cantidades, suaviza, humecta y aporta cremosidad al jabón, propiedades de las que se beneficio nuestra piel.
Ingredientes: oleato de caléndula en aceite de oliva, aceites de coco, almendras, ricino, manteca de cerdo, leche de avena, aloe vera, NaOH, aroma de talco y moras.