Mostrando entradas con la etiqueta corporal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta corporal. Mostrar todas las entradas

miércoles, 16 de marzo de 2016

Leche Corporal con Aceite de Avellana

Me he acostumbrado tanto al aceite después del baño que tenía olvidadas las cremas corporales. Pero ya era hora de cambiar y probar cosas nuevas. Esta vez una leche corporal fluida y de fácil absorción.
No le hice foto porque he reciclado un bote de una crema comercial que no tiene nada que ver y como que no...
La base son el aceite de avellana, oleato de oliva y caléndula y germen de trigo.

Fuente: internet
Hasta hace muy poco no había utilizado el aceite de avellana y la verdad es que me gusta mucho. Es un aceite de tacto seco, penetrante y con propiedades curativas y protectoras de la piel, además de equilibrar la producción de grasa. Es muy rico en vitaminas A y E, minerales como el magnesio, calcio y potasio y aporta aminoácidos esenciales.
El oleato de oliva y caléndula ya lo he convertido en un clásico, lo utilizo mucho en las corporales y aceites. Me encanta, las propiedades de la cándelula son una maravilla como uno de sus nombres indica.

Fuente: internet

El aceite de germen de trigo es emoliente, nutritiva, regenerante y favorece la eliminación de células muertas.
El resto de ingredientes: infusión de tila y manzanilla, calmantes, glicerina, emoliente e hidratante, urea y le añadí Fucocert de AZ, un polisacárido aniótico, que contiene azúcares que se encuentran de manera natural en la piel, con propiedades calmantes, antienvejecimiento y proporcionan suavidad a las cremas. Lo había probado en una facial y me encanto, así que he repetido.
Ha quedado ligera, suave y absorbe rápidamente sin ninguna sensación grasa. Tiene mi aprobado.

viernes, 15 de mayo de 2015

Carotte Silk

Así he llamado a esta crema de cara al verano. Ya comienza el calorcillo, nos destapamos y queremos una piel suave e hidratada. Ya le tenía ganas a esta fórmula, pero como no dispongo de mucho tiempo pues había quedado en eso...en una fórmula. He estado un poco laboriosa, menos de lo que quisiera en el aspecto potinguil y aquí está.

  
Formulada con un oleato de zanahoria en oliva, que para algo tenemos este fantástico aceite a mano, así que hay que aprovecharlo. En un principio la formulé con aceite de hueso de albaricoque, pero a última hora lo cambié por un oleato de caléndula en aceite de nuez... lo siento, tengo debilidad por la caléndula, me parece como su otro nombre indica una maravilla. El punto exótico lo pone otra nuez: el aceite de kukui. Un aceite muy penetrante de alto poder regenerativo y reestructurante. Es calmante y nutre en profundidad.


Con áloe vera, infusión de manzanilla y caléndula (de nuevo) y como activos un extracto HG de rosas y proteína de seda, para dejar la piel así...como la seda. Además urea que ayuda a mantener la hidratación y es queratolítico.
En esta ocasión con fragancia musk y moorea.
Ya la he probado y deja la piel genial, sobre todo después de utilizar el jabón negro o beldi, pero eso os lo contaré en otra entrada, que se la merece.
Y como me gusta cacharrear con ordenador y tener las cremas etiquetadas, que después en el baño acabas en la cara con la crema de los pies, pues ahí está su etiqueta.



sábado, 24 de enero de 2015

Crema de Rosas

Una crema sencilla donde las haya y además estupenda. Para todo tipo de pieles, incluidas las irritadas y sensibles, es ideal para los niños, y se puede utilizar desde la cara hasta el culete (aunque suene muy mal) porque se podría utilizar como crema del cambio del pañal en los más peques.


Con aceite de almendras, emoliente, nutritiva, suavizante, tonificante y calmante. Es muy eficaz en irritaciones, quemaduras, grietas y eczemas.
En este caso también le he añadido aceite de nuez que tiene un alto contenido graso que nutre  y evita la deshidratación de la piel. Tiene un alto porcentaje de vitamina E o tocoferol lo que le confiere propiedades antioxidantes y antienvejecimiento. La precaución que hay que tener es comprobar que no lo va a utilizar una persona alérgica a los frutos secos, pues podría reaccionar a este aceite.

Estupenda para proteger el rostro de los peques en estos días de frío y viento, queda una crema consistente pero que se extiende y absorbe muy bien (los peques tienen poca paciencia a la hora de darse las cremas y menos en la cara)
Como la niña que va a utilizarla ya tiene 6 años le añadí fragancia de rosas pues es el agua que lleva y le queda una aroma muy suave.


Ingredientes: aceites de almendras y nuez, agua de rosas, cera lanette, alcohol cetílico, sharomix y fragancia de rosas


martes, 21 de octubre de 2014

Corporal de Nuez y Plátano

Para cuidar la piel ahora que con el otoño empezamos a esconderla debajo de la ropa de abrigo y no por eso tenemos que descuidarla.
Para aportarla nutrición e hidratación he optado por las mantecas de cacao y karité que además le dan consistencia a la crema. También lleva aceite de nuez, que la  probé por casualidad y me encanta. Tiene gran cantidad de vitamina E y el omega 3 que contiene ayuda a desinflamar irritaciones  de los problemas de la piel como los eccemas.
Le ha quedado una textura suave, consistente, se extiende estupendamente y deja la piel fantástica. A las corporales me gusta añadirles urea, ayuda a hidratar la piel y evita la hiperqueratosis, los molestos granitos y el vello que se enquista, además de ser estupenda para los talones.
Siempre me gusta enriquecer el agua de las cremas con hidrolatos e infusiones, en este caso de tila, manzanilla, caléndula y té verde.
Le quedo un tono que acompaña al aroma a plátano, dan ganas de meter el dedo y comérsela.







miércoles, 17 de septiembre de 2014

Aftersun

Ya se, ya se... Llego un poco tarde con el aftersun. Pero ya lo dice el refrán, más vale tarde que nunca. Ya se ha acabado el veranito, la playa, los paseos por la montaña.... Pero lo hice antes de irme a la playa y que mejor oportunidad de probarlo.
No soy de las que en cuanto sale un rayo de sol lo quiere acaparar todo. Prefiero la sombra. Hace unos cuantos años que no tomaba el sol y mi piel es muy blanca, aunque luego se broncea muy bien y sin problemas, es más, como utilice una protección alta sigo blanca como la cal.
Este año nos fuimos a la playa y quería proteger mi piel y la de los míos, de ahí surgió la idea de esta crema... Y tengo que decir que el resultado me ha gustado. 


La hice con una textura ligera para que penetrase bien en la piel sin tener que  masajear mucho en caso de irritación y el aceite esencial de menta le da el punto de frescor.
El olor no me convencía mucho al principio, pero tampoco quería prescindir de los aceites  esenciales que lleva.
Su función principal, proteger la piel, lo ha hecho estupendamente. El costillo se pone colorado como un cangrejo (no hay manera de meterle en la cabeza que tiene que ponerse más protección) y le alivió mucho además de evitar que se pelase, cosa que le ocurría casi siempre que tomaba el sol.
Deja la piel suave, nutrida e hidratada. Objetivo conseguido.
Con aceites de:
Macadamia, emoliente, nutritiva, anti-deshidratación, calmante, suaviza y protege la piel y estimula la microcirculación.
Aguacate, regenerante, actúa contra el envejecimiento cutáneo, protege contra las agresiones como el sol o el viento y restaura la elasticidad de la piel.
Oleato de oliva y caléndula, una combinación que me encanta con propiedades calmantes, nutritivas y regenerantes. 
Infusión de caléndula, manzanilla, avena y centella asiática. Todas ellas ayudan a calmar y regenerar la piel, sobre todo la centella asiática que tiene una gran capacidad de reparación de la piel. 
Como aditivos, aquellos que calmen, regeneren y ayuden a la hidratación de la piel después de la exposición al sol: aloe vera, bisabolol, alantolina, colágeno y extracto de tezpecohuite.
La tintura de benjuí y los aceites esenciales de menta y lavanda le dan el aroma y un punto de reparación y frescura.
Como emulsionantes lecitina de soja y goma guar.


El extracto de tezpecohuite y la infusión le dieron ese tono chocolate. Se extiende muy bien y aunque en un principio parece que la piel queda húmeda y no penetra enseguida la absorbe, con una sensación de alivio, suavidad e hidratación que perdura.




domingo, 29 de junio de 2014

Crema Corporal de Hibisco y Nuez


Ya le tenía yo ganas a esta crema. La formulé hace tiempo y no había podido hacerla. Ha quedado con un precioso color, una textura suave, untuosa y un aroma que me encanta....
No lleva muchos ingredientes, a veces menos es más.
La manteca de karité es emoliente que protege de la radiación solar y la intemperie, proporciona una textura suave y aterciopelada a la piel. Además ayuda a la cicatrización de irritaciones superficiales, quemaduras leves y cortes. Calma las pieles irritadas y con ezcema..El aceite de nuez tiene un elevado contenido en vitamina E, por lo que tiene propiedades nutritivas, antioxidantes y antienvejecimiento. También protege de los rayos solares y alivia las quemaduras solares. Es rico en minerales y ácidos grasos poliinsaturados que poseen propiedades antiinflamatoria. Es ideal para  pieles secas y escamosas, calma las pieles irritadas con dermatitis y psoriasis. 


Con infusión de caléndula, manzanilla e hibisco, que le proporciona el color además de ser también calmantes, hidratantes y antioxidantes. Le he añadido urea que hidrata y ayuda con la hiperqueratosis, lo que le proporciona a la piel una textura suave y aterciopelada. 
El aroma delicado se lo proporciona la fragancia de madreselva, azahar, vainilla y a.e. de citronela.
Supongo que el color con el tiempo se vuelva más marrón...es lo que tiene utilizar un colorante natural.
PD: Tengo que decir que después del tiempo no cogió color marrón, siguió con ese estupendo tono rosado.


Ingredientes: manteca de karité, aceite de nuez, infusión de caléndula, manzanilla e hibisco, cera lanette, urea, alcohol cetílico, fragancias de madreselva, azahar y vainilla, a.e. citronella, sharomix


lunes, 21 de abril de 2014

Crema de Lilas

Fuente: Internet
Cuenta la leyenda que la ninfa Sirynga enamoró al dios Pan, mitad hombre, mitad cabra y ella antes de caer en las redes del libidinoso dios mitológico, huyó cruzando montes y bosques y al acercarse a la orilla de un hermoso lago imploró ser convertida en un perfecto lilo. El dios al no conseguir su propósito arrancó una rama del lilo y se hizo un flauta, poniéndose a tocarla como venganza.
Las lilas son una de las flores que más han atraido a las culturas de todos los tiempos....




Y una amiga me pidió una crema corporal con su aroma porque le recordaba su infancia.... y así hice esta crema, con una aroma estupendo a lilas que me encanta. Ahora que las lilas están en pleno apogeo de belleza y aroma.




La nutrición e hidratación la aportan la manteca de karité y el aceite de almendras, ayudadas por la urea que evita la perdida de agua a través de la piel. Con una infusión de  caléndula y manzanilla para evitar irritaciones y calmar la piel.
Es ligera, se extiende muy bien, no engrasa y deja la piel suave con un fantástico aroma a lilas ummmm!!! A primavera...

viernes, 24 de enero de 2014

Crema de Caléndula y Leche de Cabra



Quería una crema rica, untuosa sin engrasar y que aliviase los picores que aparecen con la sequedad de la piel. Sencilla pero muy eficaz.
Con las estupendas propiedades de la caléndula y la manzanilla: cicatrizante, calmante, antiinflamatoria, fungicida, antiséptica.... unidas a las del aceite de oliva: emoliente, tonificante, reconstituyente de las membranas celulares, regenerante....
También le he añadido manteca de karité todo un regalo para la piel, que la hidrata y nutre en profundidad, regenerando los tejidos y calmando las irritaciones. 
La leche de cabra con múltiples vitaminas y minerales, estimula la producción natural de colágeno. Además el ácido láctico es un excelente exfoliante natural. Sus bioproteinas ayudan a retener la humedad, lo que previene la sequedad y grietas de la piel.
La combinación de aceites esenciales pueden ser múltiples y ayudarán al cuidado de la piel. En este caso utilice una sinergia que copie, pero no me acaba de convencer: palorosa, palmarosa, geranio, ylang ylang, geranio, incienso y pachuli. La próxima creo que probaré con una mia.



viernes, 19 de julio de 2013

Crema corporal

Una crema ligera de fácil absorción y con un aroma dulce de coco, vainilla y sándalo. Deja la piel como el terciopelo.
Me encanta como deja la piel la manteca de karité (la batida ha arrasado), así que esta la hice con ella y aceite de almendras.
Para las irritaciones de la piel del verano como el sol, picaduras... lleva agua de rosas y leche de avena, que calman y alivian las pieles irritadas.
Como aditivo lleva urea, un estupendo componente que ayuda a la piel a no perder agua, manteniéndola hidratada, evitando la queratosis o piel seca. Además ayuda a la cicatrización de la piel.