Mostrando entradas con la etiqueta crema corporal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crema corporal. Mostrar todas las entradas

lunes, 9 de julio de 2018

Corporal de Leche de Cabra, Nuez y Karité

He tenido un poco abandonado el blog y llevo una cuantas semanas enfrascada en varias cosas que poco a poco iré enseñando. Me ha dado por la costura de nuevo y ahí ando costureando, ya os enseñaré.
Por lo pronto por fin me puse manos a la obra con una corporal que me hacía falta, lo he ido posponiendo hasta que me dije: ¡Hasta aquí!!, como siempre el refranero tiene mucha razón y en casa del herrero, cuchillo de palo.
Como he comprobado en las estadísticas del blog la entrada más vista es la corporal de hibisco y nuez, y en eso coincidimos porque a mi me encanto, pero hay que renovarse y le he dado unos cambios a la receta original y esto es lo que me ha salido.



He sustituido la infusión por leche de cabra, rica en vitaminas y minerales. Suaviza y mantiene la piel hidratada y nutrida. Rica en ácido láctico, un estupendo exfoliante natural. El suero de la leche ayuda a la producción natural de colágeno.
He mantenido el aceite de nuez, un oleato con caléndula, la manteca de karité y le he añadido manteca de cacao.
Como siempre o casi siempre en una corporal he mantenido la urea, que me gusta mucho porque es humectante y queratolitico por lo que la piel está hidratada y elimina de forma natural las células muertas dejándola sedosa y fresca.
Un ligero aroma de la combinación de madreselva, azahar, vainilla y citronela (ayuda a mantener los insectos alejados) que se mezclan con el tenue olorcillo de la leche de cabra.
Me ha encantado el resultado. Una textura suave que penetra fácilmente en la piel sin engrasarla y la deja suave y nutrida. Ya tengo hidratación para el verano.


Ingredientes: leche de cabra, , oleato de nuez y caléndula, manteca de karité, cera nº 3, manteca de cacao, urea, conservante, a.e. madreselva, a.e. citronela, fragancia azahar, fragancia de vainilla.


miércoles, 16 de marzo de 2016

Leche Corporal con Aceite de Avellana

Me he acostumbrado tanto al aceite después del baño que tenía olvidadas las cremas corporales. Pero ya era hora de cambiar y probar cosas nuevas. Esta vez una leche corporal fluida y de fácil absorción.
No le hice foto porque he reciclado un bote de una crema comercial que no tiene nada que ver y como que no...
La base son el aceite de avellana, oleato de oliva y caléndula y germen de trigo.

Fuente: internet
Hasta hace muy poco no había utilizado el aceite de avellana y la verdad es que me gusta mucho. Es un aceite de tacto seco, penetrante y con propiedades curativas y protectoras de la piel, además de equilibrar la producción de grasa. Es muy rico en vitaminas A y E, minerales como el magnesio, calcio y potasio y aporta aminoácidos esenciales.
El oleato de oliva y caléndula ya lo he convertido en un clásico, lo utilizo mucho en las corporales y aceites. Me encanta, las propiedades de la cándelula son una maravilla como uno de sus nombres indica.

Fuente: internet

El aceite de germen de trigo es emoliente, nutritiva, regenerante y favorece la eliminación de células muertas.
El resto de ingredientes: infusión de tila y manzanilla, calmantes, glicerina, emoliente e hidratante, urea y le añadí Fucocert de AZ, un polisacárido aniótico, que contiene azúcares que se encuentran de manera natural en la piel, con propiedades calmantes, antienvejecimiento y proporcionan suavidad a las cremas. Lo había probado en una facial y me encanto, así que he repetido.
Ha quedado ligera, suave y absorbe rápidamente sin ninguna sensación grasa. Tiene mi aprobado.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Crema Cuidado Suave de Malva

Todavía está el campo llena de ellas. Es un flor que alegra los campos con su tono violáceo y ha sido utilizada tradicionalmente como antiinfeccioso y para el cuidado de pieles sensibles, irritadas y con problemas, picaduras de insectos y para el cuidado de los ojos.
Con un alto porcentaje de mucílagos proporciona hidratación y suavidad a la piel. También contiene flavonoides, antocianinas y taninos que son anti-radicales libres y ayudan a la microcirculación.
Tiene un gran poder calmante de las pieles sensibles y delicadas lo que la hace ideal para el cuidado de la piel de los bebés y niños, así como en pieles agrietadas y con heridas leves.
Así que partiendo de la base de la malva he creado esta crema para tratar la piel seca y sensible, ideal para la piel de los peques y que se puede aplicar también en el rostro.


Calma, nutre y restaura la piel y en este caso apenas sin aroma, solamente le he añadido un poco de musk.
Contiene manteca de karité, ideal para la piel seca y deshidratada, aceite de germen de trigo, emoliente y protectora y con propiedades antioxidantes y un oleato de caléndula y manzanilla en aceite de oliva, que me encanta, ya he comentado que la caléndula  para mí es oro puro para la piel.
También contiene caléndula y manzanilla la fase acuosa que contiene.
Y por supuesto extracto de malva con todas sus propiedades.
Se puede prescindir del aroma si es para bebés o la piel está muy irritada.
Una crema suave, que penetra muy bien, sin sensación grasa y que deja la piel suave e hidratada.

Ingredientes: manteca de karité, germen de trigo, oleato de caléndula y manzanilla en aceite de oliva, infusión de manzanilla, cera nª 3, conservante y aroma si se desea.

sábado, 11 de julio de 2015

Crema de Karité y Zanahoria

Aprovechando el oleato de zanahoria en aceite de oliva que había hecho, lo he combinado con la manteca de karité y cacao y ¡voila! una crema estupenda que me recuerda a la manteca de karité batida. Es una crema contundente, espesa, cremosa y la tengo en el frigo, así que cuando me la doy está fresquita, se absorbe muy bien y la piel queda fantástica.


Otros ingredientes son el aloe vera, escualeno y vitamina E, además de infusión de caléndula y manzanilla. Con esta crema me estrene con los emulsionantes VE y MF y no me han defraudado. Un aroma a incienso, jazmín y vainilla....



No soy muy amiga de ponerme al sol, pero es una estupenda crema para después del sol por las propiedades regenerativas y calmantes de sus ingredientes como el karité, el  aloe vera o la caléndula y la manzanilla.


Ingredientes: manteca de karité, manteca de cacao, oleato de zanahoria, infusión caléndula y manzanilla, aloe vera, emulsionantes, escualeno, vitamina E, aromas y conservante.

viernes, 15 de mayo de 2015

Carotte Silk

Así he llamado a esta crema de cara al verano. Ya comienza el calorcillo, nos destapamos y queremos una piel suave e hidratada. Ya le tenía ganas a esta fórmula, pero como no dispongo de mucho tiempo pues había quedado en eso...en una fórmula. He estado un poco laboriosa, menos de lo que quisiera en el aspecto potinguil y aquí está.

  
Formulada con un oleato de zanahoria en oliva, que para algo tenemos este fantástico aceite a mano, así que hay que aprovecharlo. En un principio la formulé con aceite de hueso de albaricoque, pero a última hora lo cambié por un oleato de caléndula en aceite de nuez... lo siento, tengo debilidad por la caléndula, me parece como su otro nombre indica una maravilla. El punto exótico lo pone otra nuez: el aceite de kukui. Un aceite muy penetrante de alto poder regenerativo y reestructurante. Es calmante y nutre en profundidad.


Con áloe vera, infusión de manzanilla y caléndula (de nuevo) y como activos un extracto HG de rosas y proteína de seda, para dejar la piel así...como la seda. Además urea que ayuda a mantener la hidratación y es queratolítico.
En esta ocasión con fragancia musk y moorea.
Ya la he probado y deja la piel genial, sobre todo después de utilizar el jabón negro o beldi, pero eso os lo contaré en otra entrada, que se la merece.
Y como me gusta cacharrear con ordenador y tener las cremas etiquetadas, que después en el baño acabas en la cara con la crema de los pies, pues ahí está su etiqueta.



miércoles, 18 de marzo de 2015

Crema Corporal de Coco

Para mimar la piel, que ya lo pide de cara al buen tiempo. Además tiene un aroma muy veraniego, coco, sándalo y vainilla. Un aroma que nos traslada a la playita, cocoteros y tumbona en arena blanca y lugares remotos y paradisíacos, No me pude resistir.


Con manteca de karité y aceite de almendras que nutren en profundidad y le aportan elasticidad. Agua de rosas y una infusión de avena y manzanilla para calmar la piel.
Normalmente en las corporales suelo añadir urea, me gusta porque hidrata y suaviza la piel por su efecto queratolítico y exfoliante suave, la piel la tolera muy bien y no suele dar problemas.