Mostrando entradas con la etiqueta manteca de cacao. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta manteca de cacao. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de julio de 2018

Bálsamos Labiales de Mora y Chocobiscuit

Uno de los primeros productos con los que se empieza a potinguear y que más gustan son los labiales. Yo estoy encantada con el labial para el herpes, ni yo me creía el resultado que ha dado, frena en seco las calenturas, me ha evitado unas cuantas.
Los labiales aportan nutrición y reparan las lesiones de la fina piel de los labios que se resecan con facilidad y producen pequeñas heridas y que se "pelen", algo bastante desagradable y doloroso. Así que mantenerlos nutridos y sanos es bastante fácil con un pequeño gesto y un buen labial con productos naturales.
En este caso las hice con color y sabor... para variar un poco. La base de ingredientes es muy parecida, con algunas variaciones.
El bálsamo de moras tiene manteca de cacao y karité, que parecen básicos para los labiales porque aportar nutrición y dureza, además el karité es un gran reparador de la piel que le va muy bien a las grietas y sequedad de los labios, además lo enriquecí con un oleato sésamo y caléndula, otra gran aliada de la piel dañada, cera de abejas, vitamina E y aroma de moras. Para darle color un poco de colorante mineral y ¡voilá!!



El bálsamo Chocobiscuit vino inspirado por un aroma de galleta que con el de chocolate dan ganas de mordisquearlo. También con manteca de cacao y karité. En vez de sésamo en este le puse ricino, que da brillo. Cera de abejas, vitamina E, aromas de chocolate y galleta. El color lo aporta el cacao puro.





Aún no he tenido ocasión de probarlos. Una tanda se fue a Argentina y no me he acordado de preguntar que tal, pero este verano alguno me acompañará en las vacaciones, aparte de mi inseparable labial antiherpes.


lunes, 9 de julio de 2018

Corporal de Leche de Cabra, Nuez y Karité

He tenido un poco abandonado el blog y llevo una cuantas semanas enfrascada en varias cosas que poco a poco iré enseñando. Me ha dado por la costura de nuevo y ahí ando costureando, ya os enseñaré.
Por lo pronto por fin me puse manos a la obra con una corporal que me hacía falta, lo he ido posponiendo hasta que me dije: ¡Hasta aquí!!, como siempre el refranero tiene mucha razón y en casa del herrero, cuchillo de palo.
Como he comprobado en las estadísticas del blog la entrada más vista es la corporal de hibisco y nuez, y en eso coincidimos porque a mi me encanto, pero hay que renovarse y le he dado unos cambios a la receta original y esto es lo que me ha salido.



He sustituido la infusión por leche de cabra, rica en vitaminas y minerales. Suaviza y mantiene la piel hidratada y nutrida. Rica en ácido láctico, un estupendo exfoliante natural. El suero de la leche ayuda a la producción natural de colágeno.
He mantenido el aceite de nuez, un oleato con caléndula, la manteca de karité y le he añadido manteca de cacao.
Como siempre o casi siempre en una corporal he mantenido la urea, que me gusta mucho porque es humectante y queratolitico por lo que la piel está hidratada y elimina de forma natural las células muertas dejándola sedosa y fresca.
Un ligero aroma de la combinación de madreselva, azahar, vainilla y citronela (ayuda a mantener los insectos alejados) que se mezclan con el tenue olorcillo de la leche de cabra.
Me ha encantado el resultado. Una textura suave que penetra fácilmente en la piel sin engrasarla y la deja suave y nutrida. Ya tengo hidratación para el verano.


Ingredientes: leche de cabra, , oleato de nuez y caléndula, manteca de karité, cera nº 3, manteca de cacao, urea, conservante, a.e. madreselva, a.e. citronela, fragancia azahar, fragancia de vainilla.


miércoles, 16 de mayo de 2018

Champú Sólido Pelo Afro

Este champú fue todo un reto para mi, porque un pelo afro con sus características no es fácil. . Me lo pidió una amiga para su hijo harta de que a los champús les costase "entrar" en el pelo y tenía que utilizar más y después no había manera de aclararlo bien.  Un reto que he superado porque a Leo le ha ido bien y su madre encantada de no tener que estar aclarando un buen rato y también lo nota más suave.

Este tipo de cabello tiene sus particularidades:
Es un cabello seco, el sebo que segrega el cuero cabelludo no se extiende con facilidad por el pelo y se deshidrata con más facilidad. A esto también contribuye que es más poroso y fino y por lo tanto más quebradizo, frágil y se enreda fácilmente. Es un cabello que crece hacia arriba por eso coge tanto volumen.

Pues teniendo todo esto en cuenta me puse manos a la obra. Al ser seco necesita hidratación y nutrición así que se pueden utilizar sin miedo las mantecas: kárite, cacao y aceite de coco; también la hidroqueratina y las proteínas de seda nutren, fortalecen y dan brillo al cabello.
Para acondicionar y suavizar el pelo el BTMS va genial.
Añadí shikakai, que fortalece, estimula el crecimiento y suaviza el cabello. El punto de frescor lo dan el polvo de cáscara de naranja y la menta. Una infusión de caléndula para calmar el cuero cabelludo y como la función de un champú es limpiar pues los tensioactivos SCI y SCS, derivados del coco, suaves con una espuma que se aclara fácilmente. El aroma que elegí es chocolate y menta.
Ellos contentos y yo feliz como una perdiz.



Ingredientes: SCI, SCS, infusión de caléndula, manteca de cacao, aceite de coco, BTMS, hidroqueratina, proteina de seda, polvo cáscara naranja, menta, manteca de karité, shikakai, cetílico, aroma de chocolate, aceite esencial de menta.



jueves, 7 de julio de 2016

Lujo para la piel

Ya está aquí el tan deseado verano, las prenda ligeras, las sandalias, la piscina, la playita, el sol..... Y nos gusta tener la piel a punto, así que me he preparado un lujazo de crema que me ha encantado. Con ingredientes sencillos y sin ningún tipo de aroma o aceite esencial porque como ahora veréis no le hace ninguna falta, os lo aseguro.
Una buena amiga potinguera, así nos conocimos a través de las redes, vino a visitarme y me hizo un regalo estupendo, manteca de karité virgen, traída de África, con un aroma que pá que y que había guardado como oro en paño para una ocasión especial que ya ha llegado.
Si a ese estupendo aroma se le añade el de manteca de cacao puro ya no le hace falta nada más.
Ha quedado untuosa y se absorbe estupendamente con un ligero masaje y queda un aroma en la piel fantástico. Va ser mi aroma de este verano..... Utilizada después del baño con el jabón negro queda la piel como el terciopelo.
Aparte del karité y el cacao le he añadido otros ingredientes:
Oleato de zanahoria, yo lo he hecho en oliva, con múltiples propiedades, entre ellas proteger la piel del envenjecimiento.
Aloe vera, de él ya esta todo dicho, un aliado poderoso de la piel.
Escualeno de oliva, un emoliente fantástico que protege la piel de la deshidratación y  aportando suavidad. Es muy afín con la piel y restaura la barrera lipídica.
Urea, me gusta añadirla a las corporales, además de hidratar por su efecto queratolítico mantiene la elasticidad y suavidad de la piel seca y áspera y es bien tolerada por la piel.



Así que este verano oleré a cacao y karité, todo un lujo... Gracias Rosa.


sábado, 11 de julio de 2015

Crema de Karité y Zanahoria

Aprovechando el oleato de zanahoria en aceite de oliva que había hecho, lo he combinado con la manteca de karité y cacao y ¡voila! una crema estupenda que me recuerda a la manteca de karité batida. Es una crema contundente, espesa, cremosa y la tengo en el frigo, así que cuando me la doy está fresquita, se absorbe muy bien y la piel queda fantástica.


Otros ingredientes son el aloe vera, escualeno y vitamina E, además de infusión de caléndula y manzanilla. Con esta crema me estrene con los emulsionantes VE y MF y no me han defraudado. Un aroma a incienso, jazmín y vainilla....



No soy muy amiga de ponerme al sol, pero es una estupenda crema para después del sol por las propiedades regenerativas y calmantes de sus ingredientes como el karité, el  aloe vera o la caléndula y la manzanilla.


Ingredientes: manteca de karité, manteca de cacao, oleato de zanahoria, infusión caléndula y manzanilla, aloe vera, emulsionantes, escualeno, vitamina E, aromas y conservante.

martes, 21 de octubre de 2014

Corporal de Nuez y Plátano

Para cuidar la piel ahora que con el otoño empezamos a esconderla debajo de la ropa de abrigo y no por eso tenemos que descuidarla.
Para aportarla nutrición e hidratación he optado por las mantecas de cacao y karité que además le dan consistencia a la crema. También lleva aceite de nuez, que la  probé por casualidad y me encanta. Tiene gran cantidad de vitamina E y el omega 3 que contiene ayuda a desinflamar irritaciones  de los problemas de la piel como los eccemas.
Le ha quedado una textura suave, consistente, se extiende estupendamente y deja la piel fantástica. A las corporales me gusta añadirles urea, ayuda a hidratar la piel y evita la hiperqueratosis, los molestos granitos y el vello que se enquista, además de ser estupenda para los talones.
Siempre me gusta enriquecer el agua de las cremas con hidrolatos e infusiones, en este caso de tila, manzanilla, caléndula y té verde.
Le quedo un tono que acompaña al aroma a plátano, dan ganas de meter el dedo y comérsela.