Mostrando entradas con la etiqueta oleato de caléndula. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta oleato de caléndula. Mostrar todas las entradas

lunes, 9 de julio de 2018

Corporal de Leche de Cabra, Nuez y Karité

He tenido un poco abandonado el blog y llevo una cuantas semanas enfrascada en varias cosas que poco a poco iré enseñando. Me ha dado por la costura de nuevo y ahí ando costureando, ya os enseñaré.
Por lo pronto por fin me puse manos a la obra con una corporal que me hacía falta, lo he ido posponiendo hasta que me dije: ¡Hasta aquí!!, como siempre el refranero tiene mucha razón y en casa del herrero, cuchillo de palo.
Como he comprobado en las estadísticas del blog la entrada más vista es la corporal de hibisco y nuez, y en eso coincidimos porque a mi me encanto, pero hay que renovarse y le he dado unos cambios a la receta original y esto es lo que me ha salido.



He sustituido la infusión por leche de cabra, rica en vitaminas y minerales. Suaviza y mantiene la piel hidratada y nutrida. Rica en ácido láctico, un estupendo exfoliante natural. El suero de la leche ayuda a la producción natural de colágeno.
He mantenido el aceite de nuez, un oleato con caléndula, la manteca de karité y le he añadido manteca de cacao.
Como siempre o casi siempre en una corporal he mantenido la urea, que me gusta mucho porque es humectante y queratolitico por lo que la piel está hidratada y elimina de forma natural las células muertas dejándola sedosa y fresca.
Un ligero aroma de la combinación de madreselva, azahar, vainilla y citronela (ayuda a mantener los insectos alejados) que se mezclan con el tenue olorcillo de la leche de cabra.
Me ha encantado el resultado. Una textura suave que penetra fácilmente en la piel sin engrasarla y la deja suave y nutrida. Ya tengo hidratación para el verano.


Ingredientes: leche de cabra, , oleato de nuez y caléndula, manteca de karité, cera nº 3, manteca de cacao, urea, conservante, a.e. madreselva, a.e. citronela, fragancia azahar, fragancia de vainilla.


miércoles, 1 de junio de 2016

Óleo de Venus

Sí, también podemos tratar las molestias de la zona íntima con remedios naturales y la Naturaleza  nos ayuda con múltiples posibilidades. 
Aparte de problemas que pueden llegar a ser serios y deben consultarse con el médico, podemos ahorrarnos molestias y la visita con un sencillo gesto antes de que el problema se agudice.
Este aceite está indicado para aliviar las molestias nada deseadas de prendas íntimas, los materiales y productos con los que se fabrican compresas y salvaslip, que dejan mucho que desear y a muchas mujeres producen irritación, picor y malestar en esta zona tan sensible.
Un complemento ideal a un jabón íntimo natural.


Entre los maravillosos regalos que nos hace la madre Naturaleza el aceite esencial de árbol de té es uno de los mejores aliados en múltiples dolencias: herpes, vulvovaginitis, verrugas, cistitis, infecciones y SIEMPRE en uso externo, tanto como lavado o en aceite.

Estos son los ingredientes de la receta, que se pueden variar y combinar según el gusto y necesidades: 
* oleato de caléndula en aceite de oliva, unidas dan suavidad y calman la piel irritada.
* aceite de aguacate, un potente regenerante que calma y protegen contra las agresiones.
* aceite de camelina, antiinflamatorio, aporta suavidad y elasticidad.
* aceite de albaricoque, regenerante, emoliente y protege de la deshidratación
* aceite esencial de árbol de té, un potente antiséptico natural
* aceite esencial de lavanda, además de antiséptico es calmante
* aceite esencial de manzanilla, calmante, analgésica y antiprúrito.
* aceite esencial de palo rosa, antiséptico y con un suave aroma.

Una combinación perfecta que además es efectiva contra la sequedad durante el periodo de la menopausia. 
Y con un suave aroma y un tacto cálido y sensual por lo que es apto como lubricante....

miércoles, 16 de marzo de 2016

Leche Corporal con Aceite de Avellana

Me he acostumbrado tanto al aceite después del baño que tenía olvidadas las cremas corporales. Pero ya era hora de cambiar y probar cosas nuevas. Esta vez una leche corporal fluida y de fácil absorción.
No le hice foto porque he reciclado un bote de una crema comercial que no tiene nada que ver y como que no...
La base son el aceite de avellana, oleato de oliva y caléndula y germen de trigo.

Fuente: internet
Hasta hace muy poco no había utilizado el aceite de avellana y la verdad es que me gusta mucho. Es un aceite de tacto seco, penetrante y con propiedades curativas y protectoras de la piel, además de equilibrar la producción de grasa. Es muy rico en vitaminas A y E, minerales como el magnesio, calcio y potasio y aporta aminoácidos esenciales.
El oleato de oliva y caléndula ya lo he convertido en un clásico, lo utilizo mucho en las corporales y aceites. Me encanta, las propiedades de la cándelula son una maravilla como uno de sus nombres indica.

Fuente: internet

El aceite de germen de trigo es emoliente, nutritiva, regenerante y favorece la eliminación de células muertas.
El resto de ingredientes: infusión de tila y manzanilla, calmantes, glicerina, emoliente e hidratante, urea y le añadí Fucocert de AZ, un polisacárido aniótico, que contiene azúcares que se encuentran de manera natural en la piel, con propiedades calmantes, antienvejecimiento y proporcionan suavidad a las cremas. Lo había probado en una facial y me encanto, así que he repetido.
Ha quedado ligera, suave y absorbe rápidamente sin ninguna sensación grasa. Tiene mi aprobado.