Mostrando entradas con la etiqueta proteina de seda. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta proteina de seda. Mostrar todas las entradas

martes, 18 de octubre de 2016

Mascarilla Capilar de Coco

Hacía mucho, pero que mucho que no subía ninguna entrada. En el verano (ya casi olvidado) estuve muy vaga y la vuelta a la rutina se me hizo cuesta arriba... además el tiempo acompañó y la vida de calle y parque se alargó, así que mis proyectos potingueros se quedaron postergados. 

Comienzo con una mascarilla capilar que hice para la hija de una amiga que tiene problemas con el pelo. Lo tiene graso en la raíz y muy seco en las puntas. Tiene una preciosa melena larga con un precioso rizo natural. Le hice un champú sólido para el cabello graso al que dedicaré otra entrada y le aconseje paciencia y que le diera tiempo (en esto las prisas no son buenas). Para nutrir ese cabello rizado en las puntas y que no le engrasara el pelo, formulé esta mascarilla que además decidí usar yo y con la que estoy encantada porque me deja el pelo muy bien sin apelmazarlo ni esa sensación lamida que me dejaban las mascarillas convencionales, mi pelo también tiende a ser graso.
Es una mascarilla sencilla, sin muchos ingredientes que cumplen su función acondicionadora muy bien, sin engrasar el pelo y que se aclara fácilmente.
Su base es el aceite de coco, un aceite con propiedades emolientes y protectoras que al cabello le aporta nutrición, vigor y brillo. 
Infusión de amla y shikakai, dos plantas por excelencia para el cabello, que fortalecen, desenredan y aportan brillo.
Las proteínas de seda tienen una alta capacidad hidratante y suavizante.
Y el acondicionador BTMS, una cera de origen vegetal, deja el pelo suave y sedoso y gracias a su afinidad con la queratina del cabello reduce el efecto estático a la hora del cepillado y el pelo se rompe menos.
Y así he conseguido una mascarilla natural que no engrasa, libre de siliconas que apelmazan y van sofocando el cabello con el tiempo.
Yo no lo utilizo en todos los lavados porque mi cabello no lo necesita, pero de vez en cuando es una buena forma de nutrirlo. 



viernes, 24 de julio de 2015

Crema de Aguacate y Pepino

Quería una crema ligera y de fácil absorción para el verano y con esta lo he conseguido. Lo único el olorcillo que con el hidrolato de jara y el geranio no me entusiasma demasiado, pero en cuanto la extiendo se va y sus beneficios bien lo merece.
Esta hecha en frío, así que aprovechamos todas las propiedades de los ingredientes porque no se pierde nada al calentarlos.
Como aceites el de aguacate, un aceite regenerante y reestructurante que protege la piel profundamente contra las agresiones externas (sol, viento...) y actúa contra el envejecimiento de la piel. Es excelente para las pieles deshidratadas, desvitalizadas y secas.
Aceite de algodón, rico en ácidos linoleico, tiene cualidades calmantes y emolientes. Es regenerante, de tacto seco y sedoso y nutre la piel profundamente.
El agua de jara o cistus tiene propiedades hemostáticas, tonificantes y antiarrugas, además de ser cicatrizante, por lo que muy útil para pieles con acné.
El agua de rosas es astringente, tonificante y antiarrugas. Calma y refresca la piel irritada
 El ingrediente estrella es el extracto de pepino, un excelente hidratante rico en minerales, vitaminas y oligoelementos, que estimulan el crecimiento y la proliferación de las células de la piel. Es antioxidante y ayuda a que no proliferen las manchas de la piel.
Extracto HG de rosas, calmante y tonificante.


Hidrolizado de proteinas de seda, con gran capacidad para retener el agua lo que le hace indicado para las pieles deshidratadas, ásperas y secas.
Como aroma y para aprovechar sus propiedades he utilizado a.e. de palorrosa y geranio, regenerantes, antibacterianos, calmantes....
Como emulsionante utilice gelisucre combinado con goma xantana, lo que le da una textura muy fluida, ligera y fresca. Se extiende y absorbe muy bien, dejando la piel como si no llevase nada, pero hidratada y suave, sin sensación grasa.


sábado, 10 de enero de 2015

Mascarilla Capilar de Karité y Argán

No suelo utilizar mascarilla capilar porque mi pelo tiende a la grasa y con un aclarado con vinagre de manzana me sobra y me basta para tenerlo suave. Pero una amiga me pidió una mascarilla para las niñas y ella misma. Tienen el pelo rizado, largo y seco, así que les hice esta mascarilla que es bastante nutritiva para el cabello.


Tiene un buen aporte de aceites que son fantásticos para el pelo: manteca de karité, aceite de argán y coco, que nutren en profundidad. Una infusión de amla y shikakai, que me encantan para el pelo, son plantas utilizadas desde la antigüedad en la India para el cuidado del cabello, con múltiples propiedades fantásticas para el cabello. Enriquecida con proteína de seda que mantiene el cabello hidratado, sedoso y brillante. Y como acondicionador el BTMS una cera emulsionante vegetal, con afinidad a la queratina del cabello que ayuda al desenredarlo dejándolo suave y sedoso.
Como era para las niñas un aroma a tarta de fresa.
Además de disfrutar creando cremas, jabones y otros potingues me gusta tener las cosas etiquetadas y bonitas, así que a cada cosa Le hago su etiqueta. Esta es la etiqueta de la mascarilla.



domingo, 1 de diciembre de 2013

Manos de Seda

¿Qué es esto? ¡Prodigio! Mis manos florecen. 
Rosas, rosas, rosas a mis dedos crecen.
Mi amante besóme las manos, y en ellas,
¡oh gracia! brotaron rosas como estrellas.

Y voy por la senda voceando el encanto
y de dicha alterno sonrisa con llanto
y bajo el milagro de mi encantamiento
se aroman de rosas las alas del viento.
                              Juana de Ibarbourou
Y para tener las manos como pétalos de rosas, suaves como el terciopelo o la seda he hecho esta crema. Una combinación de aceites para nutrir e hidratar la piel de las manos, bastante castigadas con el trabajo diario.


Oleato de oliva y caléndula: el aceite de oliva, una joya de aceite que por cercano, a veces no valoramos, nutre en profundidad y junto la caléndula protege, calma, cicatriza y regenera  los tejidos. Además en el oleato la utilizo en la fase acuosa en infusión junto a la manzanilla.
Aceite de almendras dulces: rica en  vitaminas A y E, sales minerales, ácidos grasos oleicos y linoleico, se absorbe facilmente dejando la piel suave y tersa. Además es antiinflamatoria y calma las irritaciones, además de estimular la producción de colágeno y elastina, retrasando el envejecimiento de la piel de las manos y la aparición de manchas.
Oleato de ricino y cola de caballo: el aceite de ricino ayuda a la prevención de la aparición de manchas, elimina las impurezas de la piel y es excelente para fortalecer las uñas lo que se potencia con la combinación con cola de caballo, que aporta minerales y también es cicactrizante.


A todo esto le añado urea y proteína de seda, que ayudan a mantener la hidratación por su capacidad de mantener la humedad en la piel.


El aceite esencial de bergamota y el aroma de té verde le dan el toque final, dejando las manos suaves y cuidadas y un ligero aroma muy fresco.
Tiene una textura ligera, de leche, se extiende y se absorbe muy bien, no deja la piel ni pegajosa ni con restos.